top of page
  • Each

Un poco de lo que he aprendido con mi hijo con parálisis cerebral

Quiero compartir con ustedes un poco de lo que he aprendido durante los últimos 6 años, especialmente a los padres que acaban de descubrir que sus hijos tienen parálisis cerebral o retraso en el desarrollo.


Algunos consejos desde el fondo de mi corazón que espero tomen con cariño:


  1. Los doctores no lo saben todo. Tú conoces a tus hijos mejor que cualquier doctor y está bien no estar de acuerdo con alguno de ellos.

  2. La terapia es importante y debe practicarse de forma generalizada, no sólo durante las sesiones de terapia. Cada ocasión es una oportunidad de aprendizaje.

  3. Todos hemos oído el dicho "se necesita un pueblo para criar a un niño" ENCUENTRA TU PUEBLO. No se puede esperar que nadie críe solo a un niño con discapacidad. Un pueblo puede ser cualquier persona que se preocupe por ti y por quien tú te preocupes.

  4. No pongas objetivos o expectativas irracionales en tu hijo, pues sólo conseguirás desilusión. Cualquier logro es una victoria por pequeña o insignificante que sea.

  5. Mima a tu hijo, los niños con parálisis cerebral no pueden caber en una “caja”, sus bazos y piernas sobresalen. Olvídate del niño perfectamente bien comportado, educado y obediente que creías ibas a tener. Su vida ya es bastante dura, no le impongas las normas de la sociedad.

  6. No te sientas ofendido por los demás, la ignorancia no es su culpa, antes de tener un hijo con parálisis cerebral tampoco sabías nada al respecto. Responde a las preguntas que puedas, fomenta la curiosidad y educa.

  7. No sientas lástima de ti mismo, se te ha dado la oportunidad de desarrollar una fuerza y una resiliencia que ningún otro padre tiene el privilegio de conseguir y pase lo que pase, serás mejor persona por ello. Además, tus otros hijos crecerán como seres humanos increíbles, amables y compasivos de los que estarás inmensamente orgulloso.

  8. Si eres religioso, aférrate a tu fe tan fuerte como puedas porque habrá días en los que la necesitarás, si no eres religioso, llama a tu “pueblo” y obtén fuerzas de ellos.



Espero que estos consejos den fuerza y valor a la gente.


* Por: Stephanie Joy Park

Comments


bottom of page